Encadenamiento empresarial en el Chaco una estrategia para el negocio de la miel de abeja

En Monteagudo, los apicultores se sienten beneficiados por el  encadenamiento empresarial que contempla formación, técnica, administración y apoyo continuo a los apicultores, lo cual ha sido un incentivo para que aumenten la producción de miel.

Un total de 342 apicultores de seis asociaciones venden productos de la colmena a la Empresa Boliviana de Alimentos y Derivados – EBA como ser: miel, polen propóleo y cera,  que lo transforman en productos con valor agregado como miel, extracto de propóleo, miel con propóleo y otros.

“Trabajamos en encadenamiento con la empresa y eso nos ha fortalecido para que nosotros podamos producir de forma segura y también tenemos un mercado seguro”, aseguró Óscar Méndez, apicultor de la asociación Cadema.

Primitiva García, apicultora de la asociación Cadema: “Antes sabíamos sembrar maíz, maní,  hasta a los chanchos nos sabíamos dedicar;  sin embargo, no teníamos rentabilidad. Mientras que ahora,  con la apicultura sí la tenemos porque ya tenemos 20 cajas, 30 cajas y ya da como para dedicarse”.

“Este acuerdo busca propiciar una política de Estado para fomentar el desarrollo del sector rural a largo plazo de forma sostenible y competitiva,  que impulse la producción agropecuaria, tanto para el consumo familiar como para la comercialización, con miras a consolidar un mercado nacional competitivo y a permitir encadenamientos productivos para insertar al país en las cadenas de valor global, definiendo el desarrollo integral del sector rural como un asunto de interés nacional”, se manifiesta en el documento de acuerdo para el desarrollo integral del sector rural.

Para lograr esta estrategia se requiere abordar un proceso de integración decidido y definido, que tiene que partir de un diálogo público-privado mucho más dedicado para mejorar las capacidades públicas y la integración regional a seguir.