Presidente Arce inaugura moderna planta liofilizadora de frutas en el Trópico de Cochabamba con una inversión de más de Bs 46 millones

Villa 14 de Septiembre, 13 sep (MDPyEP – EBA).- El presidente Luis Arce inauguró este lunes una moderna planta liofilizadora de frutas en la localidad de Villa 14 de Septiembre, ubicada en el municipio Villa Tunari, provincia Chapare, con una inversión de más de Bs 46 millones, en el marco del programa de entrega de obras por el 211 aniversario del departamento de Cochabamba, que se celebra en homenaje a la revolución del 14 de septiembre de 1810.

“Estamos contentos, porque esto es una muestra más que todas las obras que estábamos haciendo en nuestro gobierno antes del golpe de Estado, las hemos reactivado. Aquí está la planta liofilizadora para el municipio de Villa Tunari con mucho cariño desde el Gobierno nacional, son Bs 46 millones en la planta liofilizadora que desde hoy va a beneficiar a muchos productores”, dijo el jefe de Estado en un acto que se realizó en esa región del país.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía, Néstor Huanca, destacó que la Planta Liofilizadora de Frutas de Villa 14 de septiembre, que será administrada por la Empresa Boliviana de Alimentos y Derivados (EBA), beneficiará a más de 18.000 familias productoras de banano, piña, mango, papaya y asaí.

“En esta planta hermanos y hermanas vamos a recibir como materia prima mensualmente 200 toneladas de fruta fresca y anualmente vamos a recibir 2.400 toneladas de fruta fresca. Una vez realizada la liofilización vamos a obtener 20 toneladas de fruta liofilizada mensualmente o anualmente vamos a obtener 240 toneladas de fruta liofilizada”, precisó la autoridad.

Resaltó que esa industria liofilizadora estatal, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, va generará 102 empleos directos y 510 empleos indirectos y beneficiará principalmente al sector agropecuario de frutas tropicales de la región con un mercado seguro para la venta de su producción a precio justo. Agregó que la nueva planta industrial de alimentos prevé la producción de banano liofilizado como primer producto, para posteriormente, de forma progresiva, dar paso al procesamiento de otras frutas como: papaya, mango, piña, carambola y asaí, con el objetivo de diversificar la producción agrícola de la región.

Además, el titular de Desarrollo Productivo destacó que los mercados de España, Rusia, Canadá y Korea del Sur están interesados en comprar la producción de la planta liofilizadora.

El proyecto de la planta, iniciado en febrero de 2015 en la gestión del ex presidente Evo Morales, es un proyecto social generador de empleo, busca mejorar la calidad de vida de los productores de frutas tropicales del municipio Villa Tunari y municipios de la mancomunidad del Trópico de Cochabamba, que ahora en la gestión del presidente Luis Arce retoma la inversión pública, paralizada en los 11 meses gobierno golpista, promueve los encadenamientos productivos y la producción con valor agregado de alimentos con calidad de exportación.

La construcción de la planta liofilizadora estuvo a cargo de la empresa cubana Sociedad Mercantil Laboratorios Biólogos Farmacéuticos (LABIOFAM S.A.) con una inversión de Bs 38,9 millones en infraestructura y maquinaria, mientras que para su puesta en marcha la empresa estatal cuenta con un capital de operaciones de Bs 7,3 millones, que representa una inversión total de la obra de Bs 46,2 millones.

Esta nueva industria procesadora de frutas es la segunda factoría estatal de estas características. La primera planta liofilizadora fue inaugurada el pasado 3 de julio en el municipio Palos Blancos, provincia Sud Yungas de La Paz, y actualmente provee banano liofilizado a los programas gubernamentales de los subsidios Prenatal y de Lactancia y Universal por la Vida y, además, para finales de esta gestión, prepara la exportación de un volumen de 40 toneladas de piña liofilizada por un valor de $us 800.000 a España.

Datos Industria liofilizadora

  El método de liofilización consiste en congelar la fruta a temperaturas inferiores a 50 grados bajo cero y una vez en ese estado, se baja bruscamente la presión y se suministra calor, consiguiendo la sublimación del agua. Es decir, pasa de estado sólido (hielo) a gaseoso (vapor), sin pasar por el estado líquido. La extracción del agua se realiza a través de cámaras al vacío y de frío, para que así se obtenga un producto que conserve sus valores nutricionales. La técnica de la liofilización alarga la vida de la fruta hasta un mínimo de dos años y es fácil de transportar a diferentes lugares porque su peso disminuye, un ejemplo liofilizado es el grano de café transformado en un producto instantáneo. El fruto liofilizado puede diversificar su producción para elaborar suplementos alimenticios, barras energéticas, entre otros.

En el caso del asaí, será empleado para la liofilización en polvo, un producto que tiene mayor demanda en el mercado internacional y se comprará el fruto en su estado natural a los productores de frutas tropicales.

Proceso de liofilizado

  1. Recepción de materia prima. Se adquiere la materia prima de productores de la zona, verificando que estas cumplan con lo establecido en el Codex Alimentarius.
  2. Pre beneficiado. Se realiza el pelado de la fruta de manera manual por la forma que tiene el banano o mecánico en el caso de la piña. El troceo se realiza de manera mecanizada para garantizar la homogeneidad de las rodajas que entraran al proceso.
  3. Ultra congelación. La fruta se acomoda en bandejas sin sobreponerse. Pasa a la cámara de congelación a una temperatura que oscila entre -35 ⁰C a -55⁰C por un lapso de 90 a 120 minutos.
  4. Liofilización (deshidratación por sublimación). Proceso de secado por extracción del agua libre de la fruta por un periodo de 12 horas. Sublimación, el agua pasa de estado sólido a gaseoso sin pasar por el estado líquido.
  5. Producto terminado, fruta liofilizada. El producto terminado se obtiene en trozos que pueden ser pulverizados en diferentes granulometrías.
  6. Envasado final. Envasado de producto terminado, duración mínima de 2 años que conserva sus propiedades nutricionales y sensoriales (olor, sabor y color).